Gominolas gigantes

La empresa de golosinas Fini lleva más de 40 años endulzándonos la vida. Todavía recuerdo, cuando apenas era un renacuajo que no levantaba un palmo del suelo, cómo iba al carrito (sí, el único sitio donde vendían caramelos era el carrito del pueblo y solo había uno) a comprar una bolsa llena de chucherías de todas formas, colores y tamaños para pasar la tarde con mis amigos en la calle.

Después de unos taitantos años (unos cuantos-muchos) resulta que mi marca preferida de gominolas, Fini Golosinas, ha sacado al mercado tres clásicos en versión XXL (¡vamos, gigantescas!). Me ha dejado tan en shock que no podía pasar por el blog para dedicarles unas palabras.

El osito de gominola

Llamarlo “osito” cuando pesa casi un KILO me parece absurdo, pero todo el mundo los conoce como los ositos de gominola. En su versión reducida podemos encontrar de diferentes colores (verdes, transparentes, rojos, amarillos, naranjas), pero en su versión pantagruélica solo aparece de color rojo. Este fue el primero que me compré porque me trajo muchos recuerdos de mi infancia feliz. Al final del artículo colocaré la foto que le hice.

Si quieres conseguir un osito de gominola gigante, puedes encontrarlo aquí.

La botella de cola

Aunque las botellas de cola pueden ser las ácidas que te daban escalofríos por todo el cuerpo, la de tamaño grande la han elaborado como una gominola normal, muy parecida al osito pero con forma de botella. Ya sean grandes o pequeñas, la manía de “destaparlas” y comer primero el tapón no me la quita nadie. Con sus 900 gramos de placer, esta delicia puede ser un regalo alucinante para cualquier persona porque… ¿a quién le amarga un dulce?

¡Puedes entrar aquí para comprar este regalo perfecto!

Fresa gigante

La fresa es sin lugar a dudas una de las gominolas más clásicas. Cuando le dabas un bocado, tenías que enganchar la mandíbula y tirar bien fuerte para conseguir un trozo de su preciado sabor. ¡Qué tiempos aquellos! Pero no me quedé con las ganas, conseguí una de estas enormes para darme el festín. Tiene un tacto tan gomoso que me enamora.

No te quedes sin tu fresa gigante, puedes conseguirla aquí.

Gusano gigante

No la fabrica la empresa Fini, pero buscando por Amazon también he encontrado un gusano gigante que impacta a la vista. Aunque pesa un pelín menos que las otras, 800 gramos, también es impresionante. Como regalo para cualquier niño tiene que ser increíble y para los menos niños a los que nos encantan las “frikeces”, lo retro y además golosos, vas a triunfar y te estaremos agradecidos toda la vida.

Si quieres ver el gusano gigante, pincha en este enlace.

¡Llegamos al fin! Tanto hablar de gominolas me ha abierto el apetito goloso. ¿Con cuál te quedas? Yo no puedo decidirme por ninguna, ¡me las llevo todas! Cuando se las regale a mis conocidos van a flipar. Hasta la próxima.

Osito de gominola gigante
Osito de gominola gigante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s