Bizcocho chiffon al estilo oriental

El bizcocho chiffon se llama así por su esponjosidad y textura aterciopelada, es ligero como una nube y tiene un sabor delicado. Para conseguir este efecto, se usan más huevos, menos harina y un mínimo de grasas, lo que lo convierte en un postre más sano y proteico. Para que la masa quede más uniforme, en la repostería oriental se calienta el aceite y se escalda la harina antes de añadir los demás ingredientes. Veamos cómo lo hacen…

Ingredientes:

  • 40 gr. aceite vegetal
  • 60 gr. harina de repostería
  • 4 yemas y 5 claras de huevo
  • 60 gr. leche
  • 1 pizca de sal
  • 80 gr. de azúcar glas

Procedimiento:

  1. En un cazo poner el aceite a calentar hasta que veamos que empieza a formar pequeñas burbujas. Apagar el fuego, echar la harina tamizada en el cazo y remover bien con una espátula de silicona o cuchara de madera. Retirar el cazo del fuego y colocarlo sobre la superficie de trabajo.
  2. Agregar la leche y remover para que se enfríe la masa. Incorporar una a una las yemas de huevo removiendo bien tras cada adición. Echar un pellizco de sal. Precalentar el horno a 170º.
  3. En un cuenco aparte, echar las claras que teníamos reservadas y montar a punto de nieve con la batidora de varillas. Es más fácil si añadimos unas gotitas de vinagre a las claras. Cuando las claras estén casi montadas empezaremos a añadir el azúcar glas a cucharadas, poco a poco y sin dejar de batir hasta conseguir un merengue firme.
  4. Unir un tercio del merengue a la masa de harina, leche y yemas que teníamos en el cazo con movimientos suaves y envolventes. Cuando la masa se ha aligerado un poco, volcar el contenido del cazo en el cuenco del merengue y mezclar lenta y cuidadosamente con un batidor de varillas hasta conseguir una masa aireada, como un merengue un poco amarillento.
  5. Poner la masa en un molde con las paredes sin engrasar, pero con un círculo de papel de hornear en el fondo y colocar en el centro del horno a 170 º durante 40 minutos. La masa subirá aunque no lleve levadura. Para evitar que baje, se puede colocar el molde boca abajo sobre una rejilla. Dejar enfriar completamente y desmoldar cuidadosamente despegando el bizcocho esponja de las paredes.

Este bizcocho se puede decorar por encima con un poco de azúcar en polvo o con un glaseado de limón, ya que de por sí es poco dulce. Yo he utilizado un molde de tubo de un tamaño mediano para que el bizcocho quede más alto.

Hasta la próxima receta.

Bizcocho chiffon al estilo oriental
Esponjoso chiffon para acompañar con té o café
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s