Tarta beautiful disaster

Cuando tratas de hacer una tarta arcoíris de un solo bloque, sin pisos ni rellenos, te encuentras con un montón de dificultades técnicas: separar la masa en cuatro cantidades iguales, teñirlas con colores pastel sin pasarte de tono, hacer un buen merengue para airear la masa, ya que no lleva levadura, y hornear cada color 10 minutos a la temperatura exacta antes de añadir el siguiente. Y si ocurre el desastre, como es el caso, disimular el resultado con una capa de nata montada y unos suspiros de merengue.

INGREDIENTES

  • 150 gramos de harina de repostería
  • 120 gr. de azúcar
  • 80 mililitros de leche
  • 60 ml. de aceite de girasol
  • 4 huevos XL
  • 1 cucharadita de azúcar vainillado
  • colorantes alimentarios en gel

PREPARACIÓN

  1. En primer lugar, con todos los ingredientes a temperatura ambiente, separar yemas y claras. Si es posible, podéis añadir una clara más o añadir una pequeña cantidad de claras liofilizadas. Echar las claras en un cuenco amplio, con un pellizquito de sal y unas gotas de vinagre para ayudar a que suba el merengue y batirlas añadiendo poco a poco la mitad del azúcar hasta conseguir picos firmes. Reservar el merengue.
  2. En otro cuenco, batir las yemas con la otra mitad del azúcar. Agregar el aceite en un fino hilo, añadir la leche y seguir batiendo. Incorporar el azúcar vainillado y, a cucharadas, la harina previamente tamizada hasta lograr una masa homogénea.
  3. Ahora hay que unir ambas masas, añadiendo el merengue poco a poco y con movimientos envolventes para lograr un resultado aireado. Separar el preparado en cuatro recipientes poniendo aproximadamente la misma cantidad en cada uno de ellos. Añadir una o dos gotas de colorante en gel y mezclar cuidadosamente: aquí hemos hecho rosa, amarillo, verde y azul.
  4. Precalentar el horno a 160º durante 10 minutos y preparar un molde, preferentemente de corona, ya que el tubo central distribuye mejor el calor durante la cocción. Cortar un círculo de papel de hornear para el fondo del molde pero dejar las paredes sin cubrir, ya que la masa tiene que trepar por ellas. Verter en el molde el primer color y hornear 10 minutos a 160º.
  5. Sacar el molde del horno, verter el segundo color con cuidado y volver a hornear 10 minutos a 160º. Así sucesivamente con los cuatro colores. Al introducir el cuarto color, bajar la temperatura del horno a 150º, para que los colores del fondo no se tuesten, y hornear de 30 a 35 minutos. Sacar el bizcocho del horno y voltear el molde para que se enfríe boca abajo y no se deshinche la masa. Enfriar y desmoldar con cuidado.

Si os pasáis batiendo el merengue se volverá quebradizo, como me pasó a mí, y la masa quedará más compacta. Si no respetáis la temperatura y el tiempo del horneado y un color no está bastante firme se mezclará con el siguiente, cosa que también me sucedió. Pero todo tiene arreglo, así que monté nata fresca con unas cucharadas de azúcar glas, cubrí el bizcocho con la ayuda de una espátula y pegué cuidadosamente unos pequeños suspiros de merengue que siempre tengo de reserva.

El resultado es un maravilloso desastre.

Hasta la próxima receta.

Tarta beautiful disaster
Un hermoso desastre hecho tarta
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s