Tres no son multitud

Tres no son multitud

Sinopsis:
Una vez que estuvieron en el ascensor, Troy arrinconó a Adrian contra la pared, lo besó lentamente y le hizo gemir. Antonio acarició su espalda y bajó la mano hasta el culo de Troy mientras les susurraba lo buenorros que eran los dos.
Al final, el ascensor emitió un pitido y abrió las puertas. Salieron al pasillo a trompicones y se dirigieron con prisas hacia la puerta de su habitación. Cuando la abrieron, Troy cerró la puerta tras ellos y Adrian empujó a Antonio contra la pared para volver a besarlo de nuevo y restregarse contra él. Troy se colocó tras él y le agarró de las caderas.
—¿Es lo que quieres? —le preguntó—. ¿Quieres estar en el medio…?

¡Lo quiero!

amazon-logo-8 Apple CasaLibro Kobo
ByN Google Play OverDrive Scribd
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close